El Programa de expansión cuantitativa del BCE financia multinacionales y el cambio climático

sede-del-banco-central-europeo-en-frankfurt-682x1024

Corporate Europe Observatory

El Observatorio Corporativo de Europa ha descodificado la lista de beneficiarios del esquema de compra de bonos corporativos del Banco Central Europeo. Los resultados son inquietantes, a menos que pienses que el petróleo, los coches de lujo, las autopistas, el champán y los juegos de azar son buenos lugares para poner dinero público.

En junio de 2016, el Banco Central Europeo (BCE) activó otro programa destinado a impulsar la economía de la eurozona. En los últimos años se han gastado grandes sumas en un intento de estimular el crecimiento -el llamado “alivio cuantitativo” – con préstamos baratos puestos a disposición de los bancos y la compra de bonos soberanos, entre otras medidas. Hasta ahora, los bancos han sido los principales receptores. Esta vez, el BCE ha dado un paso más y empezó a comprar bonos corporativos, esencialmente, hacer préstamos baratos a las corporaciones, lo que es fundamentalmente una especie de subsidio para algunos de los mayores actores del mercado europeo.

Entonces, ¿quiénes son los beneficiarios? ¿Qué corporaciones están disfrutando de la buena voluntad del BCE?

Sólo unos pocos nombres han surgido en los últimos meses, ya que el BCE no revela los nombres de las empresas, sólo los códigos de los bonos. Ahora, el Observatorio Corporativo de Europa los ha enumerado a todos, y el panorama que emerge es inquietante. En particular, parece que el BCE a su manera está ayudando a impulsar el cambio climático, proporcionando apoyo financiero tanto a las compañías de petróleo y gas, como a los fabricantes de automóviles, como Shell, Repsol, Volkswagen y BMW.

El programa

El Programa de Compras de Valores Corporativos (CSPP) se decidió en marzo y despegó en junio. Desde entonces el BCE ha gastado 46.000 millones de euros en bonos corporativos (a 25 de noviembre de 2016) (1). Según una estimación, se prevé que alcance la importante cifra de 125.000 millones de euros en septiembre de 2017 (2).

Los bonos son básicamente una forma de préstamo. El comprador presta el dinero del emisor, el interés se paga a intervalos regulares, y el valor nominal se paga de nuevo en una fecha fija, la fecha de vencimiento. Cuando los bonos de un tipo particular se popularizan en el mercado, las empresas tienen que pagar menos intereses. “Se siente bien CSPP’d”, informó el Financial Times el 20 de julio de 2016, citando una investigación que mostró cómo los bonos realmente comprados por el BCE se comportaron mejor que otros bonos.

Emitir un bono no es sencillo, requiere experiencia en los mercados financieros. Muchas corporaciones tienen bancos propios que manejan las complicadas transacciones. Es un mundo que no es accesible a las PYMES, que acudirían a un banco de crédito, no a vender los bonos. Por esa razón, el CSPP es una ayuda a las grandes corporaciones, no a las PYMES.

Los bonos no son comprados directamente por el BCE. El BCE coordina el esfuerzo, pero las compras reales se realizan de manera descentralizada, con seis bancos centrales -el alemán, el español, el italiano, el belga, el finlandés y el francés- que realizan el trabajo. A todos les han sido asignadas tareas para identificar y comprar bonos atractivos no sólo en su propio país, sino en otros también, por lo que el efecto se puede distribuir de una manera más o menos uniforme.

Por desgracia, a excepción del Deutsche Bundesbank, no se revelan los nombres de las empresas, sólo los códigos utilizados para designar un determinado bono, el denominado International Securities Identification Número (ISIN). Pero encontrar los nombres a través del código ISIN es un trabajo sencillo. El Observatorio Corporativo de Europa los ha mirado a todos para ver qué inversiones el BCE ha encontrado dignos de dinero público.

Desafortunadamente, dada la falta de transparencia del BCE, las cantidades invertidas en bonos de corporaciones individuales no se revelan. Si bien muchos fondos de pensiones pueden liberar esta información, parece que el banco nacional común para cientos de millones de ciudadanos europeos no puede! Sin embargo, se puede aprender mucho de las listas.

Energía sucia y coches

De las listas emitidas por el Observatorio Corporativo Europeo, se deduce que hay una estrategia por sectores. Se da alta prioridad a las infraestructuras, incluyendo autopistas, trenes e incluso aeropuertos. Sin embargo, de ninguna manera el programa se centra simplemente en las utilidades. Las compras de bonos como un todo cuentan una historia del CSPP en su forma actual, y es sobre el cambio climático. Hay un olor distinto de los combustibles fósiles en la lista de las tenencias, con algunas de las compañías petroleras más grandes que gozan de la prioridad de Francfort. El BCE ha comprado no menos de 11 veces a Shell, 16 veces de la petrolera italiana Eni, 6 veces de Repsol, 6 de OMV austriaca y 7 de Total.
Sin embargo, el sector número uno es el de electricidad y gas. Cuando se cuenta la compra de bonos por ejemplo en España, el 53 por ciento proviene de empresas dedicadas al gas, y el número correspondiente en Italia es un asombroso 68 por ciento.

Aunque las cantidades – el total del BCE en estas empresas – no están disponibles, el alto número de operaciones indica un fuerte interés en las empresas que más contribuyen al cambio climático.
El sesgo hacia las empresas de energía sucia es fuerte. A no ser que Siemens tenga la intención de invertir en la producción de turbinas eólicas con el dinero recibido del BCE, la única forma de energía “alternativa” presente en la lista es nuclear, con la productora de uranio enriquecido URENCO y la compañía de energía nuclear finlandesa Teollisuuden Voima.

Las compras de bonos del BCE también muestran una fuerte preferencia por la industria automovilística. Esto se ve más claramente en la lista de compras del Bundesbank alemán. La inversión más frecuente del BCE está vinculada entre Daimler AG (productor de Mercedes) y BMW con 15 compras cada una. Los bonos de Volkswagen se sitúan en 7, mientras que el fabricante de automóviles francés Renault está en 3. Por último, se debe asumir que la presencia de la familia Agnelli holding Exor es asegurarse de que los coches italianos Fiat y Ferrari también sientan el espíritu navideño.

Bizarras inversiones y escándalos

La inclusión de algunas corporaciones en el programa de compra de bonos del BCE sorprende, particularmente Volkswagen, implicado en el escándalo dieselgate actual sobre la notificación fraudulenta de emisiones. Otras corporaciones en la lista actualmente acosada por el escándalo incluyen:
Estonio Eesti Energia, que participa en la primera mina de arenas bituminosas de los EE.UU (4) – la energía más sucia imaginable – y que enfrenta una fuerte resistencia local; Ryanair, infame por su desprecio por los derechos laborales; La compañía española Gas Natural, por haber cortado sin piedad los suministros de electricidad y gas, que recientemente provocó la muerte en un incendio de una anciana española obligada a usar velas (6); ENEL, gigante italiana de la energía, involucrada en la construcción de presas en América del Sur que dañarán seriamente a las comunidades locales – se han registrado abusos de los derechos humanos frente a la resistencia local (7); Y Thales, productor de misiles, rifles, vehículos blindados y carros militares, que ha estado envuelto en muchos escándalos de corrupción a lo largo de los años, incluyendo uno en Sudáfrica que llevó a una acusación al entonces Presidente Adjunto Jacob Zuma.
Además, las tres grandes empresas privadas de agua, Suèz, Vivendi y Veolia tienen una fuerte presencia en la lista francesa de compras. Esto podría provocar enojar a quienes se oponen a la privatización del agua, que ha sido encabezada por estas empresas francesas.

Otras inversiones simplemente parecen extrañas. ¿Por qué, por ejemplo, las entidades públicas invertirían y por lo tanto subsidiarían a una empresa de juego como Novomatic, propiedad del multimillonario Johan Graf y con sede en Austria? ¿Y por qué deberían los fondos públicos llegar a las arcas de los productores de artículos de lujo, incluyendo LVMH, productor de champán Moët & Chandon, coñac de Hennessy y bolsos de mujer de clase Louis Vuitton, algunos de los cuales cuestan en miles de euros?

¿Qué es una buena inversión?

Todo esto plantea la pregunta: ¿cómo se seleccionan las inversiones oficiales del BCE? Parece haber pocos criterios, y ninguno de ellos es de naturaleza cualitativa. La sociedad debe estar constituida en la Eurozona, no puede ser una sociedad financiera (o una entidad de crédito supervisada por el BCE), no puede ser una entidad pública y el bono en cuestión debe estar respaldado por una calificación crediticia positiva (9). Además de esto, no hay pautas oficiales de dominio público.

Las inversiones del BCE se refieren a la “flexibilización cuantitativa”: Hacer dinero barato y disponible para reforzar la economía de la eurozona. Las empresas pueden en algunos casos esperar hasta 31 años antes de pagar (el vencimiento máximo es de hasta 31 años), pero en ningún otro sentido es el CSPP un programa de desarrollo a largo plazo. Y su efecto en la economía real todavía no se ha visto; Si los miles de millones de euros que se bombean a las corporaciones gigantescas realmente llevan al crecimiento, a los empleos o a cualquier otro aspecto positivo para la economía de la zona euro. Imagínense si estos 46.000 millones de euros se hubieran gastado, digamos, en viviendas aislantes. Una estimación aproximada muestra que este esfuerzo eminentemente práctico contra el cambio climático podría haber pagado el aislamiento de 66 millones de casas y llevado a decenas de miles de empleos (10). En cambio, lo cierto es que las grandes sumas gastadas son en efecto un subsidio público para las empresas que empeoran el cambio climático, mientras que de manera no perceptible ayudan a la gente común a recuperarse de la crisis económica que todavía acecha a Europa.

1.
Https://www.ecb.europa.eu/mopo/implement/omt/html/index.en.html
2.
Https: //insights.abnamro.nl/es/2016/11/euro-corporate-watch-ecb-will-nee …
3.
Http://www.ecb.europa.eu/mopo/implement/omt/lending/html/index.en.html
4.
Http://www.tarsandsresist.org/tag/estonia/
5.
Http://uk.reuters.com/article/uk-ryanair-denmark-idUKKCN0PI21F20150708
6.
Http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/11/16/catalunya/1479301923_566406.html
7.
Https://corporateeurope.org/sites/default/files/corporat

Etiquetes: .

Universitat d’estiu Europea de moviments socials 2017

Asóciate

Esdeveniments

Videos recomanats

Susan George explica qué es ATTAC

Macron et ses cadeaux fiscaux : toujours plus pour ceux qui ont déjà trop ! from Attac Play on Vimeo.

Refugi i migració a la UE: Veus que trenquen murs Refugi i migració a la UE: L'Europa Fortalesa: Alternatives

Tratados Europeos from aire on Vimeo.

Vídeo de les lluites per la Renda Garantida de Ciutadanía Cómo afecta la Regla de Gasto de Montoro al Ayuntamiento de Madrid

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns

Introdueix el teu correu per a rebre un resum:

Delivered by FeedBurner

Programes de ràdio

  • La PAH de L'Hospitalet fa un programa de ràdio que es diu "Sí se puede!" i que podeu escoltar en línia clicant aquí: RadioLaPAH

No al TTIP

Campanya ITF

Campanya per un impost a les transaccions financeres

Etiquetes